Con millonario proyecto de registro sonoro buscan promover los humedales

PROPÓSITO. Iniciativa que mezcla creación artística y educación ambiental, se desarrollará por tres años, con $160 millones.

Escrito por Daniel Navarrete Alvear para Diario Austral.

Cómo suena la naturaleza y qué se puede descubrir al escucharla. Estas son algunas interrogantes destrás del trabajo de Felipe Otondo, Ingeniero acústico y académico de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería de la Universidad Austral de Chile, que se ha vuelto un referrente en Valdivia en materia de registro de paisajes sonoros.

Como parte de esa labor es que ahora está detrás de un ambicioso nuevo proyecto con el que busca retratar el mundo natural en medio de la ciudad. Se trata de «Método de timelapse sonoro para la puesta en valor del patrimonio sonoro de humedales urbanos». La iniciativa se adjudicó $160 millones del Fondecyt regular y durante tres años permitirá conocer desde los sonidos diversos humedales de Valdivia como por ejemplo el de Angachilla. La idea es generar cápsulas sonoras que den cuenta del comportamiento de la biodiversidad de estos lugares, aportándose con ellos a su revalorización.

Propósito

De la iniciativa hubo una etapa piloto de grabaciones continuas de 24 horas de paisaje sonoro de los humedales Miraflores, Parque Urbano El Bosque, Parque Krahmer, Angachilla, Prado Verde y Cau Cau. Actualmente algunas de estas capturas están disponibles en el sitio www.soundlapse.net.

«Lo que proponemos es un acercamiento distinto al paisaje para que la gente lo pueda valorar. Asimismo, el proyecto funciona como un monitoreo de la flora y fauna de los lugares escogidos. Queremos que las personas puedan acceder a los sonidos de los humedales de una forma expedita y directa y producir una sensibilización sobres estos espacios», explica Otondo. Y agrega: «Se habla mucho de los humedales, pero en la práctica no es mucho lo que se sabe de ellos y la función que cumplen. Entonces proponemos entregar información valioso para entenderlos, pero de una forma distinta».

Acciones

Además de hacer registros sonoros puntuales, como por ejemplo de ciertas aves, también se instalarán una unidad de monitoreo permanente.

Como parte de los propuesta también se aplicará una encuesta para medir lo que las personas realmente saben sobre los humedales y se usarán las cápsulas sonoras en actividades de educación ambiental en colegios y con adultos mayores.

Asimismo, está considerado el desarrollo de una aplicación que permita a personas con movilidad reducida u otro tipo de discapacidad, poder vivir la experiencia; y la grabación de un disco con un sello especializado, más una instalación artística con miras a reproducir las claves de la naturaleza en algún espacio urbano.

El proyecto, que parte en abril, será desarrollado en colaboración con profesionales del Instituto de Arquitectura y Artes y del Centro de Humedales Río Cruses.


Comentarios


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.